El hilo rojo

Existe una milenaria leyenda oriental sobre un hilo rojo invisible  que conecta a aquellas personas que están destinadas a encontrarse. Ese hilo rojo se puede estirar, encoger, liar… pero nunca, nuca se puede llegar romper , porque al final de ese hilo están esas dos personas destinadas a estar juntas, esas llamadas “ALMAS GEMELAS”…..

Así empezaba un emotivo mensaje que arrancó más de una lágrima a los asistentes de una boda preciosa, y muy importante para mi, importante porque se casaba una de las personas que más quiero en este mundo.

Esa gran amiga que lleva conmigo toda la vida y espero que nunca jamás se vaya, porque tenerla a mi lado me llena de alegría, un ser humano con un gran corazón y sobretodo y por encima de todas las cosas, siempre está ahí cuando la necesitas 🙂

Para la ocasión elegí un vestido con corte sirena, escote palabra de honor, con unas pequeñas mangas a la altura del mismo escote. El vestido es de encaje, con un bonito lazo en la espalada que ajusta perfectamente el vestido a mono de corsé. En color verde menta, que resalta el morenito que a estas alturas ya vamos cogiendo.

En cuanto a los complementos opté por elegír un color que resaltase sobre el verde, con lo que tanto los pendientes, anillo y bolso era color buganvilia.

Y en el pelo unas ondas desechas con raya al lado.

Sólo decir que le deseo lo mejor a los novios y que me siento muy feliz por ellos.

Muakaaaa!!!

 

Vestido:Millybridal

Pendientes y collares: Luxencenter

 

LEAVE A COMMENT