Día 5: Paracas

Cómo os contaba ayer, nos trasladamos de la Selva Amazonia a Iquitos para coger un vuelo a Lima. Una vez allí cogimos un Bus dirección a Paracas dónde nos estaba esperando Luis Hector de la empresa «Tour Luchys» para iniciar todo un día de múltiples aventuras.

Primera actividad: Islas Ballestas y Candelabro

Las islas Ballestas son un grupo de islas cerca de la ciudad de Paracas, compuestas por formaciones rocosas donde se encuentra una importante fauna marina y aves.

En este recorrido podrás ver fauna y flora nativa, como pelicanos, gaviotas, lobos marinos o los famosos pingüinos de Humboldt (que se encuentran en peligro de extinción)

Después este maravilla rocosa de la naturaleza, fuimos a ver el Candelabro,considerado por muchos como el «hermano» de las líneas de Nazca. Impresionante ver esta «escultura» que se ha mantenido intacto cientos de años.

Segunda actividad: Reserva Natural de Paracas: Playa Roja

La primera parada fue en la «Playa Roja», la playa toma el color rojizo de la
roca ígnea llamada ‘granodiorita rosada’ que contiene magma solidificado en su interior. El mar impacta contra las rocas y las olas arrastran fragmentos de rocas rojizas que van acumulándose en la orilla, contrastando con los colores amarillos y ocres de los propios acantilados.

Allí tuve la suerte de conocer a un león marino, que muy amable se dejo fotografiar 😉

Tercera actividad: Reserva Natural de Paracas: Lagunillas

La Playa Lagunillas es una de las playas más visitadas de la Reserva de Paracas, y como muchos de los balnearios de esta zona, es también una caleta de pescadores que todavía hoy en día conserva su embarcadero artesanal.

Cuarta actividad: Reserva Natural de Paracas: La Mina

La cual lleva este nombre debido a que antiguamente era una mina de carbón pudiendo verse en su alrededor unas cuantas cavidades. La Mina tiene una forma de herradura y los cerros circundantes la protegen impidiendo el ingreso del fuerte viento que sopla en toda la zona. El agua es limpia, cristalina, tranquila, de color esmeralda y tiene un sustrato de arena blanca.

Quinta actividad: Huacachina

No hay nada más sugerente que la visión de un oasis en medio del desierto, esa porción de tierra verde que contrasta con las dunas de arena rojiza, y que son el último refugio antes del más desolado paisaje del desierto.

La laguna de Huacachina se la conoce también como el » Oasis de las Américas». Sus aguas son debidas a un ramal de río subterráneo que pasa cerca.

Con sus aguas verdes esmeralda y rodeada de palmeras, eucaliptos y huarangos ( un tipo de algarrobo) es un sitio perfecto para hacer una parada a comer antes de adentrarnos en el desierto.

Sexta actividad: Buggy y atardecer en el desierto

una de las actividades más divertidas en Huacachina es surcar las dunas del desierto en un potente buggy.

y como colofón final a un intenso día, una maravillosa puesta de sol en un lugar mágico, rodeado de arena y silencio.

Hasta mañana!

Look

Para este agitado día, elegí ropa comoda y fresca ya que las temperaturas era elevadas ( sobretodo en el desierto).

Falda vaquera tipo patchwork y top calado de punto.

Falda: zara

Top: Zara

Sandalias: Primark

Bolso: LV

LEAVE A COMMENT